3 abr. 2012

¿Cómo se llamaría el musical?



¡YQUIÉNNECESITABROADWAY! Nos ha hecho volar, soñar, reír, sentir… No ha
faltado de nada, tenemos todas las escenas y todas las canciones para escribir nuestra
propia obra de teatro. El problema es que tantas historias no se pueden condensar en 2
horas y 30 minutos con un descanso incluido.

Ganar premios en metálico o trofeos por un trabajo bien hecho es estupendo, pero ganar
momentos inolvidables no tiene precio, ni nombre, ni fecha en el calendario.

Unas llaves que no aparecen, un albergue cerrado, un teatro sin agua caliente, unos
escalones numerados para no perderte, lavadoras recicladas, el hundimiento del
Titanic en cada baño, una Sirenita en toalla, una Vie Boheme que acaba antes de
tiempo, un Without You irrepetible, una plaza entera levantada y aplaudiendo a unos
niños embargados por las lágrimas, un viaje a Sevilla, una cita en Milán, nos vemos
en Follies, nos engañan con las cuentas, apagón general y móviles encendidos para
no matarnos, el dueño del albergue nos recibe en pantuflas y nos da la bienvenida a
nuestros aposentos, ¿nos gasearán los nazis?, César rompe su coraza y se emociona
escuchando una canción que le suena de algo, la gente se emociona al ver a Dani Díaz
emocionado, una vela se apaga y todos corremos a encenderla, mierda mierda mierda,
Rubén hace fotos a los carteles de tráfico zafrenses (son tan diferentes a los de Madrid
y Besançon!!), una cerveza es muy buena para las puntas, un buffet libre en el techo
del coche de Santos, ir de ruta por Zafra dentro de un coche de caballos, unos fans de
Huelva que nos siguen por todas partes (Álvaro, Antonio, Marina os queremos ver más!
), las luces se rompen y Javier Tirado roba las linternas del Contact, una comida con
las ruinas de un teatro de fondo, Morgan, Minnelli, Naranjo, Acuarela, ¿hay que ir a
Fernando de Henares a por la plancha?, unos pechotes, unas pajas, … la lista se hace
interminable, sería imposible enumerarlo todo. Por suerte nuestra piel lo recordará por
siempre.

Yo me siento tan ganador que espero que todos os sintáis igual. Soy ganador por teneros
a todos de compañeros, por reírme con vosotros, por discutir con vosotros, por aprender
cada día algo nuevo, por cada beso, por cada sonrisa, por cada mirada cómplice, por
cada discusión que se arregla con una cerveza. Soy ganador porque tengo una persona
que me lo da todo, otra que me emociona, otra que me comprende, otra que me enseña,
esa que me divierte, aquella que me enamora, la que me escucha, la que me regaña,
otra que me hace el amor con el pensamiento, otra que me canta una melodía con la
mirada…

He sacado de conclusión que, incluso de lo malo, se aprende algo bueno. Sólo hay que
saber mirar más allá, en el interior de cada pupila y dentro de cada aura.

Espero que los dioses del Olimpo nos ayuden a seguir en el camino y a no tirar la toalla,
y cuando seamos viejitos y nos sentemos en el fuego con nuestros nietos, les pongamos
el I’ll Cover You Reprise y una lágrima se deslice entre nuestras arrugas octogenarias.

Gracias por ser como sois, gracias por intentar limar nuestros defectos, gracias por
no necesitar medicamentos cuando estoy con vosotros (aunque a veces los dolores de
cabeza nos cieguen a todos), gracias por el que pide perdón y por el que da las gracias,
gracias al que siempre dice sí y a quien me frena cuando la cabeza se me va y me

vuelvo loco.

El premio sois todos.

¡¿Y QUIÉN NECESITA PREMIOS SI TENGO A STARLIGHT!?



1 comentario:

  1. ( ) sin palabras que añadir,pues habla el alma.

    ResponderEliminar